martes, 4 de noviembre de 2008

¡Viva Telma Ortiz!

España es un país muy enfermo. No puedo sacar otra conclusión, viendo que incluso los jueces son espectadores del El Programa de Ana Rosa y similares. Digo ésto porque, según Público, "la Audiencia Provincial de Toledo ha desestimado el recurso de apelación interpuesto por Telma Ortiz Rocasolano, hermana de la Princesa Letizia, y su pareja, Enrique Martín Llop, contra el auto dictado en mayo pasado que se opuso a la adopción de medidas cautelares en defensa de su imagen y privacidad". No me digan que no es una noticia triste.

Recordemos que el citado auto decía que tanto Telma Ortiz como su marido son personas con proyección pública, en base al parentesco de ella con la Princesa de Asturias, por un lado, y a su participación en actos públicos, por otro. A mí es que eso me da miedo. Si mañana mi hermana decide casarse con un príncipe o cualquier otro personaje público, resulta que yo me convierto automáticamente en posible objetivo de la prensa rosa; y si mañana mi hermana, casada con un personaje público, me invita a un acto público, mismo resultado. Y eso ya les da derecho a todos los chupasangres telecinqueros a airear mi vida privada y a sacarme fotos mientras hago la compra o me dirijo hacia mi casa. Yo quiero creer que los jueces españoles se han leído la Constitución, o al menos, el apartado que habla del derecho a la propia imagen.

Y es que, en dicho apartado, se establece que todo el mundo tiene derecho a disponer de su propia imagen sin injerencias de otros, siempre que no haya un asunto de interés general de por medio. El problema está en que, en España, nadie sabe muy bien en qué consiste eso del interés general. Pues bien, yo creo que, en lo que no consiste, es en informarnos de cómo mantiene su piel libre de brillos la hermana de la Princesa, por ejemplo. Es más, no entiendo muy bien cómo se convierte en personaje público alguien que jamás ha desempeñado una función pública, y que jamás ha hecho pública su vida. Un buen repasito a las leyes que protegen el derecho a la intimidad y a la propia imagen, para pulir sus enormes imperfecciones, no le vendría mal a la legislación española.

Pero pongámonos catastrofistas. Pensemos en un mundo cada vez más mecanizado, cada vez más lleno de cámaras (que si la cámara digital de mi primo, que si la cámara de seguridad de un cajero automático...), y en el que cada vez hay más canales por los que difundir imágenes. La sociedad de la información puede convertirse en algo peligroso si no se ponen unos límites claros al derecho a la información, y el progreso de las tecnologías puede catapultar a niveles insospechados la difusión de imágenes y noticias dañinas para la privacidad de las personas.

Quién sabe, igual dentro de unos días me vienen contando que, por el hecho de hacer públicas mis opiniones en un blog, me he convertido en un personaje público y los medios de comunicación tienen derecho a fotografiarme mientras voy a la universidad, viajo en el metro, o me tomo un Red Bull en un bar. A mí ésto me empieza a dar miedito, y por eso considero a Telma Ortiz mi nueva heroína. Pues eso, que viva ella.

6 comentarios:

Hugo Mulholland dijo...

Yo estudié en Derecho Constitucional que los límites al derecho de intimidad los ponía cada persona individual... la verdad que suena muy rocambolesco que un tribunal de a alguien la cualidad de persona público cuando está solicita amparo a ese tribual precisamente para huir de esa publicidad.

Marianito Gafotas dijo...

Te voy a hacer un símil un tanto grosero, por lo que no me sentará mal si lo borras.
Esto me recuerda a lo que un amigo mío, psicólogo, llama "el síndrome del violador de putas". Se refiere a los indivíduos que violan a las prostitutas, argumentando que como su trabajo es follar, están obligadas a hacerlo incluso "de gratis".
Independientemente de lo que pensemos de la prostitución, lógico es que, ya que algunas personas la ejercen para sobrevivir, sea sólo cuando quieran y cobrando lo estipulado, ¿no?
Un abrazo y enhorabuena por tu blog.

Nidiestronisiniestro dijo...

Me parece un buen símil. Comentario aceptado :-D

Recuerdos perdidos dijo...

Los medios de comunicación en España dan pena, están diseñados para seguir fabricando borregos, mentes vacías, adoctrinando en el buen "rollito" político de los "progres" o en el "mal" rollito político de los "regres", dependiendo de cada canal de televisión, radio o prensa.
Si se le suman las decisiones de los tribunales y las leyes existentes en nuestro país, sólo queda decir: "¡sálvese quien pueda!".
Saludos.

melibea1980 dijo...

Querido Nidiestronisiniestro,

Yo siento ser la oveja negra , pero creo que Telma Ortiz es un personaje público sí o sí, es hermana de la futura Reina de España y pese a quien pese, lo seguirá siendo.

He de decir que es cierto que en este país la prensa del rosa o amarilla dá asquito pero lo que no puede ser es que esta "muchacha" pretenda beneficiarse de su posición de "hermana de" para por ejemplo estar mejor atendida en un hospital, tener seguridad privada...etc y luego no querer que la hagan ni una foto, no es lógico, lo sentimos maja.

Además en derecho lo que ella pedía era completamente incongruente, se supone que tienes que denunciar a fulanito o menganito porque han quebrantado tu derecho a la imagen en un determinado momento. No puedes pedir que no hablen de tí, así en general, porque mira yo tampoco quiero que hablen de mí en mi círculo pero si lo hacen no voy a denunciarles...

De nuevo, siento ser la nota discordante pero es lo que pienso.

En cualquier caso, no te había leido hasta ahora y me está gustando bastante lo que escribes aunque como ves difiera al respecto.

Salu2

Nidiestronisiniestro dijo...

Pero es que ella no se está aprovechando de su condición de "hermana de", sino todo lo contrario. Lo que quiere es llevar su vida igual que la llevaba antes de que su hermana fuera Princesa. Y si para amparar su derecho a la propia imagen hay que ejercer una censura previa (como la que se ejerce para defender otros derechos), pues habrá que hacerlo.

Muchas gracias y espero verte más por aquí :-)