lunes, 1 de diciembre de 2008

El Zapaterismo (I): la paridad, o cómo pasar del patriarcado al paternalismo

Le tenía yo ganas a este tema. Las políticas del gobierno de Zapatero en materia de igualdad han sido, no sólo prolíficas, sino también hiperpublicitadas, además de totalmente ineficaces. Para muestra está la tan traída y llevada paridad, materializada en un apartado de la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres que exigía un mínimo del 40% de integrantes de cada sexo en las listas electorales. La medida afecta especialmente a partidos que encuentran dificultades para atraer a mujeres a sus filas, pero más allá de eso es un insulto a todos los que creemos en la verdadera igualdad, la que consiste en no hacer distinciones entre personas por motivos de sexo, raza, religión, etc. Pero cuando uno de los criterios a tener en cuenta al formar una lista electoral es el sexo de sus integrantes es cuando se está vulnerando el principio de igualdad entre sexos.

Zapatero justificaba la medida en base a criterios cualitativos y cuantitativos. Cualitativo, el creciente peso de la mujer en nuestra sociedad. Cuantitativo, la porporción hombre-mujer en la población española. Pero supongamos que el colectivo a defender no son las mujeres, sino uno que sea menos del agrado del Gobierno; los católicos. Nadie niega su peso en nuestra sociedad y, según el CIS, el 75% de los ciudadanos españoles se declaran creyentes de esa religión. Mi pregunta es, ¿aceptaría ésto nuestro Presidente, o lo consideraría algo descabellado, propio de la derecha ultracatólica y conservadora? Me encantaría tener una respuesta a este interrogante, pero mucho me temo que don josé Luis no lee este blog...

El asunto no deja de poner de relieve la hipocresía de la política de igualdad zapaterista, ya que sustituye el patriarcado, no por la igualdad, sino por el paternalismo. Y es que creo yo que a cualquier feminista con dos dedos de frente le debe revolver las entrañas el hecho de haberse matado a defender el derecho de toda mujer a demostrar su valía personal para que venga ZP y trate al sexo femenino como el sexo débil. Porque, no nos engañemos, las políticas de discriminación "positiva" se hacen para proteger al débil. Parece como si las mujeres fuesen unas pobres niñitas desamparadas y perdidas en un mundo de hombres, esperando a que su caballero de brillante armadura y arqueadas cejas venga a rescatarlas, negándoles toda posibilidad de demostrar que son capaces de llegar a puestos de responsabilidad por sus aptitudes y para aportar algo a nuestra política, y no para llenar una simple cuota. Eso sería la igualdad efectiva entre hombres y mujeres.

Aquí tienen una muestra de la desigualdad que reina en nuestro ejecutivo: los ministros son mucho menos atractivos que las ministras. Yo propongo que la belleza (algo tan arbitrario y sujeto al azar como el sexo con el que se nace) pase a ser un nuevo criterio a la hora de formar las listas electorales y los equipos de gobierno. Al fin y al cabo, también produce grandes desigualdades.

8 comentarios:

Hugo Mulholland dijo...

Esas medidas consiguen una "igualdad" puramente matemática. Además lo de discriminación positiva es 1poco como lo de la mona vestida de seda que mona se queda. En mi ciudad el ayuntamiento orgnaniza un concur anual de relatos breves a los que sólo se pueden presentar las mujeres. Yo, hombre, joven y escritor, estoy discriminado. Me quejé al procurador del común de mi comunidad pero calabazas me dieron.

melibea1980 dijo...

Hola "Nidiestronisiniestro",

He de decir, que a mí lo de la paridad en las listas electorales también me parece una memez, porque no se pueden poner mujeres en las listas "a granel", si bien es cierto que entiendo que esta medida se tomó porque los cabezas de partido hasta la fecha eran hombres y "barriendo para casa" ponían en las listas a sus colegas "machos" y de este modo hubo una apertura (necesaria)en las listas a más mujeres.

Está claro que no estarán todas las que son, ni serán todas las que están, pero al menos algo es algo. Yo la crítica se la hago como te decía a la forma de meter con calzador a mujeres porque sí, no a la intención que si lo pensáis puede estar justificada por lo que os comentaba.

En cuanto a lo de los católicos, a mí también me llamó la atención cuando ví el dato publicado, tal vez se trata de católicos por nacimiento porque en la práctica sólo unos cuantos van a misa. En cualquier caso, creo que los católicos como grupo mayoritario (si es por nacimiento me incluyo, si es por práctica no) ya están bastante protegidos que no digamos financiados hasta la fecha (al menos hasta la famosa sentencia ant-crucifijos).

El tema de la discriminación positiva a favor de determinados grupos sociales no está mal siempre y cuando no se haga en perjuicio de otros, yo por ejemplo si fuese hombre lucharía porque vosotros tuvieséis más derechos con los hijos en el caso de los divorcios, no se trata de que la tutela la tenga el padre, más que la madre, sino de que los jueces generalizasen la custodia compartida y no se diesen los niños por defecto a la madre, con un régimen de visitas para el padre bastante escaso. (Es un ejemplo que me llama la atención como mujer).

En definitiva, lo que dijimos: el tema de la paridad da para mucho, y no deja de ser una "parida" en determinados casos / sujetos / sujetas.

"Hugo Mulholland" .- En cuanto a lo tuyo, que no te dejen presentarte al concurso me parece fatal y una discriminación en toda regla, seguro que si fuese un concurso de hombres diríamos que sois unos machistas.

Salu2

Nidiestronisiniestro dijo...

Melibea: a mí lo que me parece mal de la paridad es que se trate a las mujeres como una imposición que hay que cumplir, y no como personas capaces de alcanzar el éxito por sus propios medios. Si de verdad quieren que los partidos den más peso a las mujeres, esa no es la solución.

Hugo: pues nada, tendremos que organizar un concurso en el que participen el mismo número de hombres que de mujeres. Cada participante deberá inscribir a otro del sexo opuesto. Proponlo al ayuntamiento de tu ciudad, que igual eso les parece más progre aún que el concurso sólo para mujeres (o publica tus relatos en tu blog, y así nos das una alegría a tus "fanes")

Insisto, cuando uno de los criterios a tener en cuenta `para valorar a una persona es su sexo, se está cometiendo una discriminación, sea en el sentido que sea.

melibea1980 dijo...

Nidiestronisiniestro en ese sentido te doy la razón, lo propio sería llegar a las listas por sus méritos...

Ciudadano Quien dijo...

La promoción de mujeres por cuota en algunos casos puede llegar a ser hasta contraproducente para las mujeres. Sobre todo en las empresas. Se da la circunstancia de cuando ascienden a alguna mujer, los compañeros (y en algunos casos, las compañeras) se plantean si ha sido por méritos propios o por ser de cuota. Y la promocionada tiene que demostrar más aún que tiene las cualidades adecuadas para el puesto.

Por otro lado, en la administración se está dando la circunstancia de que, para ciertos puestos se busca a mujeres, no por sus cualidades o méritos, sino por hecho de ser mujeres.

Nos leemos

Javi dijo...

Hola señorito "nidiestronisiniestro" ;p

Weno, he entrado a tu para mi "nuevo" blog y veo que hablas de temas interesantes, no estoy muy de acuerdo con tu visión de algunos... pero como he visto este y me ha gustado y estoy de acuerdo, pues posteo... otro día t tocará oír mis discrepancias... xD Toy de acuerdo, no hay ministros que estén tó wenorros, se me están pasando imágenes ahora x la cabeza y ná de ná. Uno de los motivos, "quizá" esq los tios maduramos "supuestamente" más tarde que las mujeres, ese hecho hace que las mujeres se centren más y despunten antes que los hombres, ya hay más universitarias que arios y encima ellas acaban su carrera antes; por lo que acceden a puestos de poder (en la admón. pública, que no en las empresas) antes que los hombres.

Esa es mi visión, pero totalmente de acuerdo, faltan wenorros en la política. Probablemente el tema se vaya subsanando con el tiempo, como en los TDs... mirad sino el programa este de Vicente Vallés en el Canal 24h.a partir de las 22h... a mi esq me encanta este chico xD

Un beso desde Torrelavega ;p

Nidiestronisiniestro dijo...

Hombre, en todo caso esa supuesta diferencia que hay entre la madurez de un hombre y de una mujer es de unos dos años, así que no creo que sea ese el intríngulis. Si las ministras más jóvenes (Bibiana Aído y Beatriz Corredor, Igualdad y Vivienda) están donde están por haber despuntado antes, ¿por qué son las peor valoradas en todas las encuestas? Están ahí por que quedan muy bien en la foto, no nos engañemos.

¿Y qué es eso de que hay "más universitarias que arios"? Yo juro que soy alto, rubio y de ojos azules... :-)

Javi dijo...

Están mal valoradas la una por metepatas y la otra por el propio problemón de la vivienda en sí... ...y porque tampoco es muy conocida... la peña se acuerda de la Trujillo y se espanta! xD

pd; lo de "ario" era economía del lenguaje..xDDD no ves que "no eran horas"? xD

bsos, 12º, d momento no llueve... ...de momento